La historia se repite

Parece que a los chicos de Eneme Entertainment se les atraganta Eitr y no consiguen sacar su proyecto como a ellos les gustaría. En contra de lo que dijeron el pasado mes de enero parece que el juego, uno de los indies más esperados de los últimos años, se retrasa una vez más. O sea, que no lo tendremos disponible este verano tal y como nos habían prometido. Y para más inri su salida se queda sin una fecha fija, tal y como han comunicado hace unos días.

En esa nota afirman que el desarrollo va bien pero que hay algunas características con las que no están contentos, y por ello se tomarán más tiempo para pulirlas. El objetivo es que queden a gusto con todos y cada uno de los apartados antes de dar el paso definitivo de revelar una nueva fecha de lanzamiento. También prometen ser más activos con sus redes sociales, comunicando con más frecuencia los cambios, respondiendo dudas de los usuarios y compartiendo más material acerca del desarrollo. Todo esto, obviamente, como agradecimiento a todo el apoyo mostrado. Este “agradecimiento” se puede traducir en un más que necesario lavado de cara tras el hermetismo total que han tenido durante tantísimo tiempo. Hermetismo por otro lado injustificado, a no ser que lo veamos como un síntoma de inseguridad (cosa que tiene toda la pinta).

Y es que mentiría si no dijera que se veía venir. Aunque han compartido un par de capturas nuevas (presentes en este post), no parece que haya nada nuevo destacable salvo algunos efectos de iluminación. Los problemas se les han acumulado durante años, y casi siempre parece que fueron de tipo artístico. Como ya comenté en un artículo anterior, el juego fue re-hecho hasta en 5 ocasiones total o parcialmente, lo que da a entender dos cosas: o bien hay una mejora constante llena de nuevas ideas o bien nunca hubo una planificación segura acerca de cómo debía ser el juego. La presión social ante el hype hizo el resto.

Un tropiezo tras otro

Admitieron que enseñaron el material demasiado pronto, y eso no ha sido nada bueno para un equipo de tan solo dos personas, y tampoco parece que hayan ampliado el personal para acelerar la producción. Esto me hace plantearme qué sería lo que le enseñaron a Devolver, y si éstos son plenamente conocedores de los cambios. ¿Acaso la propia distribuidora también les está asesorando? ¿Puede que, tal y como ha ocurrido con otros proyectos interesantes como The Last Night, las cuestiones económicas también tengan parte de culpa?

Solo podemos especular hasta el momento. Esperemos que los chicos de Eneme cumplan su palabra y sean más comunicativos a partir de ahora, porque después de tantos tropiezos no pueden permitirse más fallos. Tienen a su comunidad fragmentada en dos: los que han perdido la fe en el proyecto y lo dan por muerto, y aquellos que aún confían y les siguen brindando apoyo. En pocas ocasiones he visto tanta polarización de este tipo con un juego. ¿2019 seguirá siendo una fecha factible? Personalmente no lo creo, y tendremos que poner vistas a principios de 2020 por si acaso… Y con eso llevarían prácticamente cinco años desde su presentación y dos desde su fecha de lanzamiento inicial. Una situación cuanto menos tensa.

3+