De brujos a luces de neón

Quedan apenas un par de meses para que podamos disfrutar por fin de Cyberpunk 2077, y las expectativas de muchos de nosotros no podrían estar ahora mismo más altas. El enorme éxito de The Witcher 3 sentó un precedente dentro de la propia CD Projekt Red, haciéndola volar hacia el puesto de una de las desarrolladoras de videojuegos mejor valoradas de los últimos años, incluso tras las varias noticias que han salido a la luz sobre su estresante práctica del crunch dentro de la compañía. Eso, por desgracia, a la gran mayoría del público no le importa. Le importa que Cyberpunk 2077 cumpla esas mismas expectativas y no sea un juego del montón. Porque la última aventura de Geralt de Rivia no lo fue, sino todo lo contrario; fue un auténtico juegazo, considerado ya como un clásico moderno dentro del extenso género RPG. Así pues, hay que estar a la altura con un videojuego que ha costado una ingente cantidad de dinero, tiempo y esfuerzo para hacer realidad, generando con ello un estrés tanto a la hora de desarrollarlo, como en la mente de muchos jugadores que empiezan a tener ese miedo a que todo no salga tan bien como se espera. Al final, el hype desmedido nos acaba creando una imagen de este tipo de juegos tan esperados en nuestra cabeza que, muy posiblemente, no tenga nada que ver con el producto que tendremos entre manos el próximo 19 de noviembre. Y esta imagen con Cyberpunk 2077 está empezando a tener una sombra muy alargada.

Durante la tarde de ayer pudimos ver un nuevo vistazo a este futurista RPG a través de un nuevo episodio de Night City Wire presentado por la propia CD Projekt Red. Nada realmente nuevo aparte de tener más detalles sobre los clanes a los que tendremos que hacer frente en la ciudad (en un tráiler muy espectacular, todo sea dicho), así como los requisitos técnicos que necesitarán nuestros PCs para mover esta bestia. Y, lo cierto, es que en lo que respecta a este último punto, hubo sorpresa, ya que los componentes del listado no era de una gama excesivamente alta, recomendando una de las tarjetas gráficas más comunes dentro del mercado como es la nvidia GTX 1060.

Siendo un juego tan vasto y puntero técnicamente hablando, era de esperar que se necesitara un equipo mucho mas potente para disfrutar de Cyberpunk 2077 a 60 frames, pero nada más lejos de la realidad. Parece – al menos en teoría – que desde CD Projekt han puesto mucho empeño en optimizar el título al máximo para que el máximo número de jugadores pueda disfrutarlo, y eso siempre es una buena noticia.

Sin embargo, a pesar de las enormes ganas que tengo de disfrutar del juego, hay algo en él que no me llega a cuadrar del todo, y me pasa cada vez que veo uno de sus adelantos. No sé si son mis propias expectativas, que me obligan a mantener un hype mas moderado para no llevarme luego la sorpresa. O quizás es que el equipo de marketing no está mostrando todo el potencial del mismo en estos directos. La cosa es que me da la sensación de que no va a conseguir cumplir todas las expectativas que hay puestas en él, sobre todo porque la sombra de The Witcher 3 es muy alargada. Geralt tocó el cielo hace ya cinco años, y después de una hazaña así, lo normal es que la curva empiece a tomar la dirección contraria.

Con esto no quiero decir que Cyberpunk 2077 vaya a ser un mal videojuego, todo lo contrario. Si algo han demostrado los polacos es que saben hacer obras llenas de calidad y contenido, y éste no va a ser el caso contrario. Aún así, es muy difícil estar a la altura de una obra anterior que roza la maestría y que marcó el camino para todo un género. Ojalá me equivoque y pase lo mismo con esta nueva entrega desarrollada por CD Projekt Red, pero me es imposible no esperar lo mismo de él tras lo visto hasta ahora. Tras saborear la perfección, el resto de platos que pruebes después te sabrán un poco peor.

5+