La inestabilidad cotidiana en una novela visual

No sé cómo sentirme mientras escribo estas líneas. No me malinterpretéis: resulta que soy un jugador de muchos tipos y géneros de videojuegos, desde títulos donde lo principal es gestionar la economía y el ejército hasta aquellos en los que el factor decisivo reside en los reflejos; sin embargo, este videojuego me ha hecho reflexionar – de forma positiva – sobre mis gustos. Nunca he sido una persona atraída por el slow gaming u otras propuestas igualmente relajadas en su planteamiento, como aventuras gráficas que brindan al usuario la posibilidad de elegir frases para ir amoldando el argumento.

arcade spirits

Una novela visual, literalmente…

Dichos géneros, para mi, difuminan la barrera existente entre la literatura y el videojuego, reproduciendo digitalmente animaciones, música e ilustraciones donde nosotros somos los protagonistas. Protagonistas que escriben su propia historia a través de las opciones que explicitan sus propios diálogos. Quizá no se me de demasiado bien inventar metáforas, pero creo que esas figuras retóricas son de lo mejor que pudo parir la lengua jamás. Por eso mismo, entre metáforas y obras literarias y lúdicas, me adentré en el mundo de Arcade Spirits, un videojuego independiente creado por Fiction Factory Games donde podremos vivir una aventura cotidiana – si la comparamos con otros títulos del mismo tipo -, pero no por ello aburrida.

Arcade Spirits no es un videojuego lleno de constantes giros de la trama, ni mucho menos. Es más bien uno de esos títulos tranquilos donde se cuenta una historia normal y corriente que podría pasarle a cualquiera.

El argumento del juego se resumen en que somos nosotros mismos el personaje que está en un momento difícil de su vida. Se encuentra viviendo en un piso donde hay que pagar facturas, pero eso no es tarea fácil sin un trabajo. Por eso mismo, su mejor amiga le recomienda descargar una aplicación en la que una asistente se ocupará de esas gestiones tan difíciles como lo es el hecho de encontrar un puesto de trabajo.

Asimismo a partir de ese momento, comienza nuestra aventura en esta romántica novela visual. A lo largo del juego tendremos que lidiar con diferentes relaciones y personajes que, de una forma u otra crearán cierto impacto en nosotros. Sin embargo, en el argumento de Arcade Spirits no estamos solos. Tal como lo mencioné en el párrafo anterior, la asistenta que nos ayuda a no caer en la depresión (literalmente) es IRIS. IRIS, además de ser una inteligencia artificial que se encuentra en un teléfono inteligente, también es una enorme base de datos. Gracias a ese invento, podremos recibir ciertos avisos, consejos y otro tipo de notificaciones por parte de la inteligente Identity Identifier System o simplemente – IRIS.

arcade spirits

Así pues el título nos pone en hipotéticas situaciones durante un año el cual no se sabe realmente cual es y en un mundo donde la crisis del videojuegos del 1983 nunca existió. A partir de nuestras decisiones podremos acabar mejor o peor con algunos personajes. Lo curioso del juego es que introduce un sistema de relaciones y personalidad. Este se compone de diferentes tipos de respuestas que podemos dar en el juego. Desde respuestas graciosas (o al menos intentando que lo sean), hasta las más neutras o empáticas. Eso ya depende de nosotros y nuestra propia personalidad transferida al videojuego. Todas esas decisiones o respuestas se registran, y a partir de ahí se van forjando nuestro carácter y las relaciones que tengamos; un sistema bastante curioso para mi gusto. Desconozco si existen más novelas visuales que recurren a este elemento, pero no estaría de más si lo hiciesen más a menudo. Pues me resultó un recurso bastante curioso y útil para entender algo mejor el juego y su construcción de diálogos.

arcade spirits

Hasta reflejan lo mucho que la lió en su momento E.T.

Arcade Spirits goza de una estética a la altura de una novela visual.

Los personajes y diseños de lo nuevo de Fiction Factory Games, personalmente, me resultan bastante comunes pero tienen su gracia. Las conversaciones que tenemos en el título son generalmente lógicas y fáciles de comprender; quizás porque se trate de un guion asemejado a sucesos reales, fácilmente digerible. En términos generales, el juego, como obra lúdica centrada en el ámbito narrativo, cumple las expectativas, y es lo suficientemente interesante como para que uno quiera enterrarse bajo sábanas horas y horas con la Switch pegada a la cara.

Sin embargo, como siempre debo reñir amablemente a los desarrolladores, pues hay algunos elementos en el título que no me terminan de cuajar. Principalmente se trata de que hay algunos lapsos de tiempo bastante largos, donde lo único que hacemos es ir leyendo lo que los demás tienen que decirnos. Estaría bien que las elecciones que pudiéramos tomar, apareciesen con más frecuencia. Pues hay algunos trozos del título en los que nos da por bostezar. Es parecido a cuando quedas con tu amigo o amiga para tomar algo y esta persona se pone a contarte su vida durante dos horas. Algo que a todos nos ha pasado y no es que sea de agrado.

Por otra parte sería genial si se añadiesen más pistas a la banda sonora que, después de unos cuando (muchos) minutos, hay algunas que son capaces angustiar al jugador. Quizá sería una buena idea de incluir un reproductor con algunas pistas ambientales. Donde el jugador al menos pudiera elegir la que quiere que le taladre la cabeza en vez de estar a la merced del juego. Sin embargo uno de los detalles que me ha llamado la atención esa la enciclopedia que nos han dejado los desarrolladores. En esta, podremos informarnos y curiosear sobre el mundo de las máquinas arcade, cosa que me encanta; así que para mi se llevan un punto más.

Una novela donde todos pueden encontrar su hueco

Arcade Spirits no es un título de otro mundo; nada más lejos de la realidad. Pero es un título lo bastante peculiar y sencillo (en cuestiones de trama) donde cualquier jugador o jugadora podrían encontrar sus cinco minutos. Su apartado visual cumple con su función y el apartado sonoro, a pesar de algún detalle, es suficiente para tematizar todo lo que se nos muestra en pantalla. Lo consideraría como un buen punto de partida para todo aquel que quiere iniciarse en las novelas visuales, igualmente recomendado para jugadores que simplemente desean pasar el rato sin calentarse la cabeza en conseguir elevadas puntuaciones o sumergirse en estrambóticas historias que, desde luego, deberán de buscar en otro lugar.


Este análisis ha sido realizado con una copia para Nintendo Switch cedida por Meridiem Games.

3+