Un pozo de insondable decepción

Google Stadia va de mal en peor, y no lo digo por ninguna causa en concreto, sino por todo aquello que la involucra. El concepto es en gran parte el destino al que nos dirigimos como industria, lo que va a acabar siendo seguramente PlayStation 6, si es que llegamos, el juego en la nube como máximo exponente de la comodidad y el ahorro. Es una evolución para la que aún no estamos preparados, porque si Google, el gigante tecnológico al que nadie se le ocurre ponerle un dedo encima, es incapaz de mantener su plataforma, entonces quizá no es el momento (si bien es cierto que no tenían experiencia previa ni tampoco demasiado interés). Los Stadia Connect, pese a ser presentados por este monstruo empresarial, sigue sin llegarnos, y rara es la ocasión que no hay un problema técnico con Youtube en uno de sus directos, pero eso no quita que lo vayan a seguir intentando.

Serious Sam 4

Por favor, Jesús, que salga bien.

Mentiría si dijera que conozco a alguien con Stadia, sea consola o suscripción. Ni siquiera sé de influencers a los que sigo que posean alguna, y a estas alturas creo que hay más gente viendo los Connect que utilizando la plataforma, y eso es un problema serio. Ayer se presentaron los próximos juegos que llegarán a la plataforma de Google, y algunos llegan tarde y con la conexión de la consola habrá que ver si además llegan mal. Sekiro: Shadows Die Twice se une a la fiesta, y es probablemente lo más destacable de la presentación de ayer, que no para de recordarnos una y otra vez que esta consola es un intento de Xbox Game Pass, pero en caro. Si acaso lo más llamativo son los 5 exclusivos nuevos, de los cuales solo tenemos algo de 2 de ellos: Outcasters y Orcs Must Die! 3. Los otros tres son desarrollados por Harmonix, Uppercut Games y Supermassive Games. Hasta aquí la información relevante.

OUYA

Me sigue persiguiendo por las noches.

Es muy triste la situación actual de Stadia. No es una consola como tal, ni un ordenador. No es apenas nada, es una nueva OUYA, solo que aquí al menos no nos han mentido a la cara. No hay nada que ofrecer, nada que verdaderamente atraiga a un consumidor a adquirir el producto. Sé perfectamente que Xbox estos últimos años apenas tiene exclusivos porque también salen en PC, pero esa es la estrategia: no comprar el producto a Sony. La exclusividad de consola es otra forma de distinción propia, y no me quiero ni imaginar cómo debe de estar Croteam viendo que su juego va a ser exclusivo de una consola que apenas está funcionando. Google se puede permitir estos fallos, pero una empresa pequeña no.

Los desarrolladores tienen que elegir muy bien. Personalmente, creo que Apple lo ha hecho genial con su sección Arcade, porque los juegos que te dan son fantásticos y adecuados para su plataforma. Switch se ha convertido en la consola de los ports, pero ahora todo el mundo exige que su juego favorito esté ahí, y eso no me parece para nada un mal funcionamiento empresarial para la consola. Sin embargo, Stadia se ha quedado estancada en un “funciona, pero no es nada del otro mundo”, y pasar a otra cosa. Eso es quedarse muy corto, y el lanzamiento fue tan terrible que aún esos errores se siguen arrastrando, y les va a salir muy caro. Tienen que cambiar el enfoque de la consola si pretenden que venda mínimamente bien y lo más importante, que nos empiece a interesar. Microsoft consiguió hacerlo con Xbox One tras el desastre de su lanzamiento y ha sabido jugar de forma excelente sus cartas. Cada consola es un mundo y se adapta a lo que tiene, y Google lo tiene extremadamente complicado.

1+