Prueba de fuego para Niantic como desarrolladora

Han pasado años desde que Nintendo anunciara sus planes de expandir la influencia de sus productos más allá de su propio ecosistema, abrazando plataformas que eran tabú para la compañía hasta ese momento, como son los teléfonos móviles. Y aunque en todo este tiempo no han existido grandes apuestas por este mercado (el cual resulta incomprensible para la multinacional japonesa, como se vio demostrado con la política de precios de Super Mario Run, totalmente alejada de la realidad del mercado móvil), sí que han existido incursiones con franquicias como el propio Super Mario, Animal Crossing o Mario Kart, pasando todas ellas sin pena ni gloria, con la única excepción de Pokémon GO, desarrollado por Niantic, con una propuesta totalmente diferente y, todo sea dicho, una temática que se ajusta como anillo al dedo a la portabilidad extrema de los dispositivos móviles hoy en día, siendo capaz de aglutinar una comunidad muy dedicada que a día de hoy sigue disfrutando del proyecto. Y ahora, en aparentemente condiciones similares, llega el turno de que Pikmin recorra el mismo camino, también de la mano de Niantic.

Aunque se haya anunciado para finales de este 2021 (y esperando que para ese momento la pandemia del COVID-19 haya amainado, y no obligue a posponer sine die el lanzamiento), la simple revelación ya supone una sorpresa en toda regla, ante una franquicia que a todas luces puede ser considerada de nicho (por más que sea muy popular entre los usuarios más dedicados), y que apenas ha tenido 3 entregas principales, junto a un spin-off publicado en 3DS y la remasterización para Nintendo Switch de Pikmin 3, con la cuarta entrega desaparecida en combate, a la que ya prácticamente puede darse por muerta. ¿O no? En mi opinión, ese es el término clave a la hora de leer este movimiento, como una pequeña apuesta (desarrollo para móviles) en busca de un motivo por el que hacer un gran desembolso (desarrollo para Nintendo Switch).

Por más que la cabeza visible de Niantic anuncie que el juego protagonizado por los Pikmin va a ser muy diferente a Pokémon GO, la principal incógnita es el objetivo del proyecto. ¿Un nuevo filón de ingresos en el mercado móvil, apoyado en la experiencia ya obtenida con la licencia de Game Freak, o un estudio de mercado para tantear la popularidad de la franquicia, y plantear el lanzamiento del hibernante Pikmin 4, además de relanzar la popularidad de la saga?

Actualmente está casi terminado. Los equipos de Pikmin siempre están trabajando en la siguiente entrega.Shigeru Miyamoto, mayo de 2017

Sabiendo que Niantic es responsable del único desarrollo que puede considerarse positivo (en todos sus términos) dentro de la estrategia de Nintendo de cara a teléfonos móviles, la cual también ha perdido peso por el éxito de Nintendo Switch, es más que posible que veamos una propuesta seria y que, al fin y al cabo, dada la naturaleza de los juegos de Pikmin, pueda adaptarse bien al formato. Ahora bien, no son pocas las variantes aprovechando el tirón de Pokémon GO que han ido y venido sin siquiera dejar huella, como Minecraft Earth, que ya tiene anunciada su fecha de cierre y, por pesimista que parezca, es el destino que tiene más cerca cualquier nueva irrupción en el nicho, ya por la propia naturaleza de los usuarios. ¿Si ya tengo Pokémon GO, para qué voy a empezar de la nada con Pikmin?

+3