Final Fantasy XVI como principal baza para el futuro cercano

Es obvio que a estas alturas gran parte de la población quiere que este año caótico llegue a su fin. Tras una pandemia mundial, el mundo ha sufrido grandes cambios tanto socio-culturales como económicos, algo que deberemos de enmendar remando unidos. El sector del videojuego también se ha visto, se está viendo y se verá afectado por todo lo ocurrido en este apocalíptico 2020.

 

Los primeros en manifestarse ya fueron en el pasado los nipones de Square Enix. Ahora, la empresa japonesa ha confesado a sus accionistas y jugadores que, de cara al próximo año, se verá inmiscuida en los estragos del COVID-19, los cuales han impactado notablemente en su mercado. Tras la obligación de reorganizarse y tener que modificar el calendario de lanzamientos constantemente, Square Enix no ha podido concluir prácticamente ninguno de los proyectos que tenían previstos de cara al próximo año, algo que sin duda afectará a la empresa negativamente.

Tras conocer hace poco que la versión para la nueva generación de Marvel’s Avengers se retrasará a 2021 y que la última expansión de Final Fantasy XIV tendría que esperar más meses de lo previsto, parece que la distribuidora de Kingdom Hearts, NieR y Tomb Raider no está pasando por su mejor momento, pues las medidas de esta pandemia les están afectando en gran medida. El mensaje que envía el máximo responsable de Final Fantasy XIV es positivo para los jugadores del título; no cree que aparezcan más retrasos al contar, actualmente, con un 90% o 95% de eficiencia en su set-up actual, lo cual se acerca considerablemente a sus niveles de productividad de antes de la pandemia,

Sin duda, la noticia de que una de las grandes desarrolladoras del mercado no tenga nada previsto para el próximo año es un varapalo para el sector, y más cuando este año llega la nueva generación. Van a dejar pasar – seguramente con un enorme pesar – una gran oportunidad de iniciar de la mejor manera esta nueva era. Por lo que sabemos, Square Enix tiene su proyecto más ambicioso, Final Fantasy XVI, con su desarrollo básico ya concluido, y tras conocer que será exclusivo de PlayStation 5, estoy seguro de que les habría encantado que el juego llegase a primeros de 2021, incrementando notablemente las ventas con la llegada de la nueva consola, pero por desgracia su fecha de lanzamiento está en el limbo, y me da que permanecerá ahí, como mínimo, un añito más.

Lo bueno se hace esperar

Es obvio que el Square Enix intentará sacar algo lo antes posible con tal de no dejar un año en blanco, lo cual afectaría a la economía de la empresa. No obstante, pienso que tal vez sea mejor aprovechar las circunstancias para reflexionar y hacer las cosas bien, con tranquilidad y buen hacer, con tal de reafirmar un retorno por todo lo alto. La pandemia ha afectado a todo el mundo y gran parte del sector esperábamos el reconocimiento del secreto a voces que suponía la repercusión que el COVID-19 tendría al mundo del videojuego. Tras las medidas y la nueva normalidad mundial, elaborar y trabajar en equipo se ha vuelto muy difícil, por lo que estoy seguro que muchos ya contaban con el factor de que de cara a 2021 el número de anuncios nuevos se viese algo disminuido.

Nos tocará esperar algo más de lo que queremos para que Square Enix sorprenda al sector con el anuncio de un título nuevo para la próxima era. Mientras tanto, la baza de Final Fantasy XVI podría ser, sin duda, su mejor carta de cara al próximo año. Si la empresa no quiere que sus números se vean afectados en 2021, tendrá que poner toda la carne en el asador desde ya para que FF XVI llegue lo antes posible. 

+1