Un muerto que vuelve a la vida

Después de 21 años, Sir Daniel Fortesque regresa de la tumba para revivir la aventura del MediEvil original. Sony Interactive Entertainment y Other Ocean Emeryville son los encargados de dar vida al salvador de Gallowmere una vez más, en este remake con sabor a clásico en todos sus aspectos, para bien y para mal. Al analizar un remake o remaster de un título clásico siempre me enfrento al mismo dilema como analista; ¿Debo analizarlo como un título actual o bajo los estándares del lanzamiento original? Nunca me aclaro, porque, en algunos aspectos, el título cuenta con ventajas propias de la tecnología actual. Sin embargo, en los casos en los que el nuevo lanzamiento se mantiene fiel al 100% al título original, siento que sería injusto compararlo con obras actuales. Así que tratare de valorarlo desde ambos puntos de vista. Sin más preámbulos vamos con el análisis de MediEvil para PlayStation 4.

Adecuado con la temática de Halloween que suele invadir el mes de octubre, MediEvil condensa, en una inocente aventura, el espíritu de los cuentos de brujas, zombis y otras criaturas oscuras. Esta temática se combina con la ridiculización de la caballería épica, al estilo del Quijote, ya que nuestro protagonista, Sir Daniel Fortesque, es una deconstrucción humorística del ideal del caballero andante y héroe salvador. La mezcla de estos dos elementos puede recordarnos a títulos como Ghosts ´n Goblins, que incluso podría ser una de sus inspiraciones. Toda esta ambientación se presenta con un tono desenfadado y humorístico, haciéndola apta para casi cualquier edad, y en un ligero acercamiento a las mecánicas alejándola de las aventuras más serias y convencionales.

La finalidad de nuestra aventura no es otra que la más habitual para cualquier historia protagonizada por un caballero andante; tendremos que salvar al reino de Gallowmere de los oscuros planes de un hechicero malvado. Para ello tendremos que recorrer el reino de cabo a rabo, explorando distintas ubicaciones y recogiendo una gran variedad de objetos. Incluso tendremos que volver sobre nuestros pasos para acceder a zonas previamente bloqueadas, y abrirlas utilizando objetos que encontraremos en otros niveles, en un ligero acercamiento a las mecánicas metroidvania. En este procedimiento de avance semi lineal encontramos uno de los aciertos que hicieron brillar al MediEvil original. El juego cuenta con un desarrollo extenso y variado para su época, y creo que debe valorarse de igual manera en esta remasterización, ya que estamos analizando exactamente la misma obra en lo que a funcionamiento se refiere.

La duración de la aventura de Fortesque ronda entre las diez y doce horas, sin que por ello se resienta la variedad de sus entornos y propuestas. Salvo el primer tramo del juego, en el que nos movemos en una serie de cementerios y mapeados relacionados con esta temática, el resto de los niveles no paran de variar, ofreciéndonos una aventura de lo más variopinta.

Desde pueblos encantados hasta barcos piratas, pasando por manicomios y mazmorras, entre muchas otras localizaciones. Todos estos escenarios han sido sometidos a un lavado de cara que ha renovado texturas y colores, con un resultado muy satisfactorio. Con una estética cartoon o animada, se ha conseguido un apartado visual que aprovecha al máximo esta aventura, para adecuarla al panorama actual. Sin embargo, flojea un poco en las secuencias de video, dónde se echa en falta un detallismo un poco más trabajado. El desarrollo de estos niveles consistirá en la exploración detenida de los mapas, no demasiado extensos. Para avanzar tendremos que recoger una serie de runas, organizadas por colores, que nos darán acceso a nuevas áreas. Algunos de los objetos que desbloqueemos nos ofrecerán acceso a zonas ocultas de niveles anteriores e incluso a misiones opcionales. Además, cada nivel nos ofrecerá algunos puzles sencillos o áreas de obstáculos y plataformas, que tendremos que superar.

Posiblemente sea en este apartado donde más falla MediEvil, y donde más desentona al compararlo con títulos actuales. En algunas ocasiones, aspectos como el sistema de control, la kinestésica o el funcionamiento de la cámara entorpecen la experiencia de juego. Habrá momentos en los que la cámara se verá bloqueada por algún obstáculo y perdamos la visión de nuestro personaje, ya también habrá algunos bugs y errores en salientes, plataformas y pasadizos, donde el personaje quedará atascado momentáneamente. Durante nuestro avance por los mapas tendremos que enfrentarnos a una amplia gama de enemigos, que conforman un extenso bestiario que iremos registrando en nuestro libro. Desde los más típicos zombis, hasta gárgolas y caballeros reanimados, este catálogo de adversarios es otro de los logros del título, ya que no pararemos de descubrir nuevas criaturas hasta el final del juego. De la misma forma, los jefes finales, también presentan gran variedad, tanto a nivel estético como mecánico, con diferentes formas de hacerle daño y derrotarlos.

Eliminar a los enemigos nos otorgará almas, que utilizaremos para rellenar el Cáliz de Almas, un artefacto presente en todos los niveles, y que, al obtenerlo, nos dará acceso a la Galería de Héroes. Este espacio lo visitaremos entre misión y misión, siempre que hayamos obtenido el cáliz, y nos proporcionará una amplia gama de mejoras a cambio del cáliz de cada nivel. Aquí iremos desbloqueando el amplio arsenal del juego, que incluye armas cuerpo a cuerpo, a distancia y artefactos mágicos, conformando un total de 15 armas. Por otro lado, también conseguiremos mejoras de nuestra capacidad de salud y cofres de dinero, al ofrecer nuestros cálices de almas los héroes de la galería.

Sin embargo, a pesar de que la variedad de armas de la que disponemos es extensa para un juego de la época del MediEvil original, el estilo de combate sí se siente anticuado y simple. Cada arma tiene dos tipos de uso, normalmente golpes normales y ataques cargados, y en algunos casos lanzamientos. El combate consistirá, normalmente, en machacar los botones de golpeo hasta acabar con los enemigos, aunque habrá ocasiones para distanciarse ligeramente de esta monotonía. Al utilizar el escudo podremos hacer frente a los enemigos más duros alternando entre defendernos de sus ataques y machacarlos cuando nos den la ocasión. A pesar de todo, si queremos disfrutar del carácter sencillo de la aventura, este combate “machacabotones” puede resultar satisfactorio y divertido. En los combates con los jefes, la complejidad del combate va un poco más allá, teniendo que esperar momentos de debilidad o buscar puntos débiles mientras esquivamos sus coreografías de ataques. Algunos de estos enfrentamientos se resolverán utilizando más maña que la fuerza bruta, y valiéndonos de objetos del entorno.

En cuanto a la dificultad, MediEvil no es un título especialmente exigente, aunque tampoco perdonará muchos errores, y su complejidad irá creciendo de manera escalonada, mostrando algunos picos de dificultad en ciertos niveles. Hay enemigos especialmente dañinos, y que diezmarán nuestra salud con facilidad si no tenemos cuidado, y también habrá jefes y secciones de plataformas que nos darán algunos sustos. Probablemente, la característica más frustrante de su dificultad sea el hecho de que si morimos tendremos que repetir todo el nivel, lo que puede resultar agobiante al estar acostumbrados a los usuales checkpoints de hoy en día. Pero, de cualquier forma, no nos enfrentaremos a un reto extremo para nuestras habilidades, ni mucho menos.

MediEvil condensa, en una inocente aventura, el espíritu de los cuentos de brujas, zombis y otras criaturas oscuras.

Galardón-Plata-HyperHypeEn conclusión, este título a medio camino entre el remake y la remasterización, cumple con nota como aventura sencilla y cautivadora, con una mezcla bien medida de acción, plataformas y exploración. Cuenta con una variedad de entornos y enemigos que mantiene fresco el desarrollo de la aventura en todo momento, y sus recompensas incitan a completar al máximo cada nivel. Hará las delicias de los nostálgicos, aunque tal vez, para los jugadores que no hayan probado el original, resulte algo tosco. A pesar de tener un resultado final algo empañado por los errores técnicos que arrastra, se trata de una aventura más que recomendable, variada y divertida.


Este análisis ha sido realizado con un código de descarga para PlayStation 4 cedido por Precision Spain.

2+