Con margen de mejora, pero también con mucho tiempo por delante

En la Madrid Games Week de este año, aparte de probar Luigi’s Mansion 3, Predator: Hunting Grounds y un popurrí de indies, tuve la oportunidad de probar Marvel’s Avengers, título en el que estaba más interesado. Desde que se vio el trailer de presentación en enero de 2017, he esperado con mucho interés que llegara información sobre el título. Hasta estos últimos meses, lo único que sabíamos sobre el juego estaba basado en rumores, los cuales, por lo visto hasta ahora, podrían ser falsos, dado que todavía no se ha confimado nada de ellos. La demostración que jugué no era diferente a la que se pudo probar en el E3 ni a lo que ya estaba disponible para ver en Youtube, sin embargo, no hay mejor manera de sacar conclusiones que jugándolo uno mismo. Antes de explicar mis opiniones, me gustaría remarcar que la versión que estaba disponible en la feria era una Alpha avanzada, pero no alcanzaba a ser una versión Beta aún.

Esta no es una historia de orígenes, al comenzar el juego los Avengers llevan ya tiempo cumpliendo su trabajo, el de proteger a los inocentes de los malvados villanos. Por ello, una vez al año, en San Francisco, se celebra una fiesta para rendirles homenaje llamada “Avengers Day”. Es entonces cuando el día se ve truncado después de que una explosión en el Golden Gate desate el pánico. Nuestros superhéroes favoritos salen al rescate interrumpiendo el evento y abandonando el lugar lo más rápido posible. Este grupo, al contrario que en las películas, no cuenta con Clint Barton (Ojo de Halcón) sino que está compuesto de Iron Man, Viuda Negra, Hulk, Thor y Capitan America, al que parece que no veremos en una gran parte de la campaña principal.

A nivel jugable, todos los personajes siguen esta regla: tienen que tener tres habilidades especiales, una de defensa, una de ataque y una definitiva. Asimismo, siempre tendrán unas cuantas animaciones dedicadas para la acción cuerpo a cuerpo. Donde sí que podremos ver variaciones será cuando se utilicen los superpoderes del individuo en cuestión. Esperemos que Crystal Dynamics lo aproveche para introducir las mecánicas más alocadas e ingeniosas posibles.

En el momento en que termina la cinemática de introducción, el primer personaje que llevamos es Thor, con un set de movimientos que (a pesar de la gran parafernalia que aparenta hacer) carece de originalidad. Lo más evidente son las mecánicas del martillo, que vuelve a ti al presionar L2 de la misma forma que lo hace el hacha de Kratos en God Of War, aunque entiendo que nuestro amigo Cory Barlog no fue el creador de esta idea. Al presionar L1 o R1, activaremos una de nuestras habilidades que se van recargando con el tiempo, como elevar a tus enemigos en el aire e invocar un trueno delante de ellos, o canalizar “la fuerza de Odin” para que cientos de rayos te acompañen durante unos segundos mientras golpeas a los soldados. Thor es el único, aparte de Iron Man, que puede volar por el escenario, aunque cuando te alejas un poquito de la acción, al igual que ocurre en los juegos de Rockstar, el juego te pide que vuelvas y si no llegas a tiempo, la pantalla se reinicia y te lleva al último punto de control. Por poner un ejemplo, durante el evento hubo varios jugadores que tuvieron que reiniciar el nivel por la escasa cantidad de tiempo (tres segundos) que tienes para regresar. Cuando terminas de despejar el área y de salvar a unos civiles pulsando cuadrado, nuestro héroe de hojalata aparece para tomar el relevo.

Marvels-AvengersLa primera sección que hacemos como Iron Man consiste en atravesar el puente volando mientras perseguimos a varios enemigos. Nada que no hayamos visto anteriormente. Los fans que esperaban ver algo al estilo del Spiderman de PlayStation 4, pero con los Avengers como protagonistas, acabarán bastante decepcionados al ver este tipo de escenas, que te dan muy poca libertad. Cuando aterriza tampoco es que las cosas mejoren mucho, el mismo método se ve aplicado: tres habilidades especiales y una definitiva, la misma sensación de vuelo que la del anterior y un diálogo intrascendente.


Después pasamos a Hulk, capaz de dar saltos gigantes y crear ondas expansivas en el suelo. Pese a que su combate no es especialmente variado, sí que es divertido arrancar un trozo de suelo del puente y tirárselo a un enemigo, aunque si no nos hubiesen limitado a ir solamente por un pasillo habría sido más placentero. Como detalle a señalar, en la versión de PS4, cada sujeto dentro del grupo tiene asignado un color que se verá reflejado en la parte posterior del Dualshock 4. Por ejemplo, cuando estamos a cargo de Viuda Negra, la luz de delante del mando será roja, mientras que si portamos a Capitan America, estará en azul.

Marvels-Avengers

Este último que he mencionado es el único que, durante este segmento, se encuentra alejado de los demás, en el portaaviones volador de SHIELD. El único modo que tiene de defenderse es lanzando su escudo y utilizando sus puños, con un esquema de controles similar al del portador del Mjolnir. Un punto positivo, que estoy seguro que veremos bastante en la obra, son las referencias, y es que cuando una de sus habilidades estuvo disponible pudimos comprobar que su nombre era Brooklyn Brawl (Pelea de Brooklyn), en alusión al lugar de nacimiento de Steve Rogers. Guiños aparte, una vez hemos avanzado un poco más en la demo todos los integrantes del equipo que se encontraban en el puente se reúnen para enfrentarse a Taskmaster, pero él, sabiendo la desventaja que supondría estar en una pelea contra los cinco, detona una bomba que hace que la estructura se destruya aún más de lo que ya estaba. Por ello, la que se queda a cargo del antagonista es Viuda Negra. Curiosamente, a pesar de que siga el clásico esquema de shooter en tercera persona, es el que está mejor resuelto. Con el uso de unas cuantas buenas animaciones se nos muestra de manera clara la agilidad del personaje que estamos controlando, con claras reminiscencias a Lara Croft (Tomb Raider).

En el momento que empezamos a manejarla nos vemos obligados a empezar una persecución que, pese a que intenta seguir la fórmula de las escenas más memorables de Uncharted, nos acaba echando a patadas de su inmersión gracias al constante uso de los quick time events. Esto tampoco mejora cuando comenzamos la batalla contra el jefe, que esperemos que no sea representativa del juego final. Principalmente, porque la mayor parte de la batalla consistía en atacarle dándole patadas y puñetazos mientras que él parecía haber perdido cualquier tipo de habilidad para luchar. Un poco extraño teniendo en cuenta que nos estábamos enfrentando a un mercenario que se caracteriza en los cómics por tener reflejos fotográficos que le permitían copiar el estilo de combate de cualquiera.

Cuando el enfrentamiento acaba, descubrimos que les habían engañado. Detener a Taskmaster no iba a cambiar nada, el portaaviones volador de SHIELD explota con el Capitan América dentro, o al menos eso es lo que los desarrolladores quieren que creamos. Este suceso también estará acompañado con el colapso de la ciudad de San Francisco, dejándola gravemente destruida. Cinco años después, los Avengers se han separado y Kamala Khan (Ms. Marvel) será la elegida para conseguir que se vuelvan a reconciliar, dando por cerrada una primera demostración técnica que, como habréis visto, no consiguió imprimir en nosotros unas primeras impresiones demasiado positivas.


Sin querer culpar a la expectación, y viniendo del título de Insomniac Games, sí que muchos esperábamos mayor ambición. No obstante, todavía tienen tiempo de hacernos cambiar de parecer, así que esperaremos, con ganas de que lo próximo que sepamos del título nos deje con la boca abierta, y no con el ceño fruncido.

3+