La propuesta de carácter independiente ha mostrado recientemente su jugabilidad en vídeo

El estudio de desarrollo Peakway Software LLC ha presentado un nuevo vídeo de Isles of Adalar. Un juego RPG de fantasía con cooperativo online de mundo abierto que tiene prevista su llegada en julio de 2020 en PC (Steam). El título cuenta con una premisa singular: ofrecerá herramientas para que los propios jugadores puedan generar su propio contenido como un editor de nivel integrado y con soporte para Steam Workshop, y facilidades para mods que aumentarán las posibilidades creativas de los usuarios.

En Isles of Adalar podremos jugar tanto en primera persona como en tercera persona. El estudio se asegurará de que no nos quedemos sin cosas por hacer ya que ha dejado claro su compromiso para que tengamos siempre nuevas historias en el mundo de Isles of Adalar. Para cumplir ese compromiso, buscarán el apoyo más importante que existe: los jugadores.

Vamos a trabajar activamente para construir una comunidad creativa en torno a nuestro juego. Esto comienza con la creación de herramientas tan fáciles de usar y eficientes como sea posible para que pequeños equipos de solo un puñado de personas puedan desarrollar campañas a gran escala. Pero, además de las herramientas, también les daremos a los jugadores contenido adicional que no se usa en el juego base para que sus campañas se sientan únicas. Esto abarcará desde biomas ambientales hasta diferentes estilos de arquitectura e incluso nuevos enemigos.

“Los jugadores podrán usar herramientas fáciles para crear sus propias campañas tal como las hacemos nosotros”

Posteriormente, Peakway Software LLC indica que su visión es hacer de Isles of Adalar una experiencia de RPG casi infinita y rica en contenido narrativo. “Todo lo que existe en el juego se crea utilizando el mismo editor de niveles que se incluye dentro del juego, por lo que los modders tienen acceso a todas las herramientas que utilizamos nosotros mismos para crear campañas“.

Uno de los aspectos que puede verse en el vídeo es la toma de decisiones, ya que habrá repercusiones en base a las elecciones que tomemos en el sistema de diálogo. Se utiliza un sistema híbrido basado en texto que incluye líneas de voz no específicas para los NPCs. Esto dará más peso narrativo al juego ya que permite tener diálogos más profundos y desarrollados con los personajes del mundo. Dando así la información necesaria para el jugador así como detalles de la historia del mundo y rasgos de la actitud del NPC según las respuestas del jugador. Por ejemplo, podremos tratar de intimidar a un bandido y si fallamos en la revisión del diálogo, podremos obtener una respuesta sencilla como: “No voy a tolerar esto”, pero el diálogo en texto será más profundo y específico acorde al contexto. Este apartado motivará la rejugabilidad del título (las campañas) y además estas opciones estarán disponibles para crear nuestros propios NPCs.

En cuanto al modo multijugador, Isles of Adalar ajustará su dificultad para jugar en cooperativo, pensado para jugar con unos pocos amigos. Aunque el estudio especifica que dicha dificultad será escalable a partir del modo un solo jugador ya que de momento prefieren centrar sus esfuerzos en hacer del juego para un solo jugador una experiencia inmejorable.

En el vídeo puede verse que pese a no contar con unos gráficos de última generación, posee una gran cantidad de elementos como abundante vegetación y edificios. Así como también cuenta con buenos modelados y animaciones muy conseguidas. El estilo artístico apuesta por el medieval fantástico de corte realista con tonos pardos y oscuros. El sistema de combate recuerda a juegos como TES V: Skyrim, así como también en la recolección de objetos y la interfaz. Lo que más sorprende es la aparente facilidad de uso del diseñador de niveles (constructor de edificios, de interiores y manipulación del terreno) lo que es indispensable para animar a los jugadores a crear sus propias aventuras. Isles of Adalar se convierte de esta forma en un juego prometedor para cualquier amante de las aventuras y del rol. ¿Será capaz de crearse una comunidad robusta en torno al videojuego? Eso está por verse, pero es de agradecer la valentía de crear videojuegos con esa filosofía ya que no son fáciles de encontrar. Quién sabe, puede que el próximo verano estemos disfrutando con entusiasmo de vuestras propias aventuras.

1+