GDC presenta una serie de masterclass para diciembre donde cada una de ellas costará 999$, un precio prohibitivo para muchos desarrolladores

La educación y la formación son uno de los pilares de nuestra sociedad, unos estándares ejemplares a seguir por la inmensa mayoría de los habitantes de la misma. Aún así, no es ni de lejos similar entre países, ni entre las comunidades o zonas que componen a cada uno, pues el nivel, los contenidos o las influencias radican entre diferentes lugares. No podemos hablar de los mismos contenidos cursados en un pueblo de la comunidad de Castilla-La Mancha a aquellos que se estudian en un distrito u de la glamurosa Pekín. De la misma manera, el acceso a estos depende de un papel fundamental, que no es otro que su financiación, pues dependiendo de si es subvencionado por el estado o no, será más accesible para aquellos con menos recursos. La educación pública es un derecho que, por suerte, contamos aquí en España, un bien preciado que proteger a toda costa, sobre todo viendo las dificultados a las que se enfrentan los estudiantes en países como Estados Unidos. En lo referente al diseño y desarrollo de videojuegos, junto con todas las ramificaciones que lo complementan, como viene siendo marketing, comunicación o audio, no termina de encontrar hueco en nuestro país, sobre todo en instituciones públicas, siendo la oferta mucho menos que en otras carreras más “necesarias” como medicina o ingeniería informática. Viendo este contexto, la autoformación pasa a ser casi obligatoria para aquellas personas que sueñen con entrar en esta industria. Para ello existen diferentes métodos, como serían los cursos que, por ejemplo, encontramos en Udemy, o las diferentes charlas que se dan en eventos o se retransmiten de manera virtual, como serán las que impartirá GDC en San Francisco del 19 al 23 de julio, no sin dejar de estar envueltas en polémica.

inicio

Este año tuvieron que aplazarse, como recogimos en este artículo, primero a verano, y después y de manera definitiva a 2021, a la fecha anteriormente comentada, dejando este año vacío. Sin embargo, la cosa no quedaría ahí cuando, tras la noticia y debido al daño que podrían sufrir los estudios independientes que ya tenían listo el viaje y estancia, con los costos que eso implica, diversas organizaciones, como Wings o gamedev.world, decidieron realizar una serie de charlas gratuitas junto a la creación un fondo para cubrir esos gastos devastadores y de los cuales desde GDC se desentendieron. Tras estos desafortunados acontecimientos de principio de año, nos plantamos ahora a finales, con una nueva fecha a la vista, aunque la situación no parezca que acabe de mejorar. Para este diciembre, y de manera telemática, se anunció un nuevo evento amparado por la organización, una serie de masterclass cuya duración alcanza el día entero y las cuales son impartidas por diferentes iconos de la industria, aunque esa no ha sido la noticia del día, pues lo que se ha llevado toda la atención ha sido su precio, alcanzando los 999$ cada una.

 

 

 

 

 

 

Como he mencionado anteriormente, la educación es algo de vital importancia, sobre todo en un sector a veces tan desamparado como este, y el acceso a este tipo de contenido muchas veces es de relativa importancia. Sin embargo, este tipo de precios prohibitivos impiden el acceso a una amplia cantidad de desarrolladores interesados en las mismas, pues, careciendo de sponsors, pases de prensa o el amparo de una desarrolladora grande, los estudios más pequeños o desarrolladores independientes encuentran un muro casi insalvable para acceder a estos cursos de GDC. Debido a eso, muchas críticas han ido floreciendo por redes sociales como Twitter, donde diversas personalidades no solo han mostrado su descontento, sino que han expuesto cómo funcionan estos cursos, sobre todo desde el punto de vista de los ponentes, los cuales, a pesar del alto precio para acceder a las ponencias que realizan, no reciben una cantidad acorde al resultado final, como bien expone Jonathan Cooper, quien recibió una oferta de GDC para participar en su proyecto.

La industria es joven, lo he dicho muchas veces, y las problemáticas que pueden generarse debido a ello son palpables. A pesar de esto, no es la primera vez que demuestra ciertos atisbos de esperanza frente a situaciones ridículamente injustas. Quiero recordar de nuevo lo que ocurrió en itch.io cuando estalló la situación de injusticia racial en Estados Unidos, quiero volver a traer como la comunidad salió a ayudar a los desarrolladores más necesitados frente al amparo en el que quedaron por culpa de GDC, y como ahora buscan realizar Keycard Workshops de la mano de Rami Ismali y Myriame Lachappele, una serie de charlas paralelas mucho más accesibles económicamente para demostrar, una vez más, que no todo vale.

2+