Gotta go fast

El pasado 30 de abril Paramount Pictures nos dejó el tráiler de la película live-action de Sonic, la cual llegará en noviembre, tras bastantes “filtraciones” en los últimos meses. Dichas imágenes, con todo de no ser oficiales, despertaron cierta curiosidad y algo de preocupación por la fidelidad que tendría el personaje al adaptarlo a nuestro mundo. Nunca sabremos si esas imágenes eran los diseños que se estaban barajando para el erizo, pero no fueron bien recibidos, aunque algún fan tenía aquí y allá que no le parecía tan malo. Sin embargo, ha sido llegar el tráiler y superar todas las expectativas: a absolutamente nadie parece que le haya gustado, desde su pelaje hasta sus zapatillas rojas, pasando por esas piernas tan delgadas y unos ojos y dientes que tienen asentada una casa en el Valle Inquietante.

La oleada de críticas y por supuesto memes ha sido inmensa, hasta tal punto de salir en shows televisivos; nos esperábamos una adaptación algo más “suave”, pero parece que han querido hacer un diseño completamente basado en nuestro mundo. Los internautas también se han quejado de una aparente falta de chispa, y aprovechando que Detective Pikachu está a la vuelta de la esquina era imposible no compararlas. También muchos artistas han mostrado sus propios diseños y cuáles son los errores que hacen que sea tan poco agradable a la vista, simplemente editando frames del tráiler y dándole un aspecto más animado. La recepción ha sido tan negativa que el director ha publicado un tweet diciendo que ha recibido las críticas y que por ello cambiarán el diseño del personaje principal.

Lo hemos conseguido: hemos llevado el crunch a la industria del cine con una película de videojuegos; la fecha de estreno ya está fijada y no parece que se vaya a cambiar, por lo que los animadores, diseñadores y demás implicados tendrán que trabajar a contrarreloj para tener la película a tiempo. Y no, no hay parche de Día Uno. Sin embargo, no es la primera vez que se adapta un videojuego al cine con una estética realista. Hace ya bastantes años tuvimos la maravillosa película de Super Mario Bros., y si pensáis que lo de Sonic es exagerado echadle un vistazo a un goomba. Vais a llorar. La comparación con Detective Pikachu tampoco me ha parecido muy descabellada de hacer, sobre todo viendo que con el tráiler han sabido reflejar a cada Pokémon de forma muy ajustada: si hay un bicho que te da grima, es porque da grima incluso en tus pensamientos si lo intentas extrapolar a la realidad. Ya hablando fuera del ámbito del cine, siempre hemos sido bastante reticentes a la hora de aceptar un cambio estético. Por ejemplo, se lio pardísima cuando cambiaron la estética de The Legend of Zelda en Wind Waker, ya que ese aspecto de dibujo al publicó occidental le suele recordar más a algo infantil que un dibujo entintado asiático. También ocurrió, dentro de la misma saga, con Skyward Sword, donde se quiso combinar aquel apunte realista y maduro de Twilight Princess con algo más alegre y difuso.

Sobre el argumento se sabe poco o nada: al parecer hay una crisis gubernamental que da cual el gobierno de Estados Unidos no puede hacerse cargo, por lo que tienen que recurrir a medidas desesperadas; tan desesperadas como llamar a Jim Carrey, interpretando a un joven, aunque no demasiado, Eggman (o Dr. Robotnik, dependiendo del lugar donde leas esto). Tras esto, se suceden múltiples explosiones, bastantes gritos y la revelación de que Sonic es un superhéroe al crear un portal como si fuera Dr. Strange y moverse extraordinariamente lento como si de un QuickSilver se tratase. Hablando de Silver: algo que me sorprendió fue que no mostraran ni mencionaran a las Esmeraldas del Caos, y tampoco han revelado exactamente qué es lo que está ocurriendo. Nunca he sido muy fan de Sonic, pero los fans más acérrimos llevan años quejándose de lo poco que se alude a aquel erizo azul de los noventa, quitando momentos puntuales como Sonic Mania, y las pocas ganas que tenían de que esta película se centrara más en él han sido por completo destruidas.

1+