Discord apuesta por actualizar su Store con un 90/10 que pondrá en jaque a la industria actual

Creo que todos los presentes conocemos al afamado Discord, que desde hace pocos años se convirtió en una herramienta indispensable para los jugadores de PC. Para aquellos lectores a los que le suene a chino, diré que se trata de una plataforma de comunicación con la que no solo puedes conocer a gente con la que hablar – tanto por chat como por video -, sino que además te permite crear servidores y comunidades especializadas, cuyo uso puede extrapolarse más allá de la típica charleta de amigos para, por ejemplo, mantener comunicados a los trabajadores de una empresa. Todo esto de forma gratuita, compitiendo desde su concepción con otras grandes apps como Skype o TeamSpeak. Habiendo hecho las presentaciones pertinentes, podemos pasar al tema que hoy más nos interesa de Discord: los videojuegos, su tienda y los desarrolladores.

Empecemos por el principio. Uno de los grandes hitos de Discord siempre ha sido el de facilitar la comunicación entre los desarrolladores y su público, permitiendo a los jugadores unirse a comunidades verificadas y pudiendo transmitir sus pensamientos, así, directamente a los desarrolladores. Esto proporciona un feedback instantáneo, sincero en la mayoría de las ocasiones, que permiten a aquellos que se encuentran detrás del producto mejorar el conjunto jugable, técnico y narrativo que tienen entre manos. Sin embargo, la plataforma no se detiene ahí, ya que recientemente optó por impulsar su vertiente como tienda de videojuegos digital.

Discord

Hoy en día, la media de plataformas que cumplen este papel (dar una base para que los títulos lleguen a un mayor público, y en ocasiones de forma indirecta, publicitarlos) suelen cobrar alrededor del 30% de los ingresos generados por la desarrolladora, lo que deja a estas últimas con un 70% del total generado. De esta forma, podemos ver cómo algunas empresas y marcas están desarrollando su propia plataforma con la intención de disminuir costes y tratar de llegar al mismo público, logro que es muy complicado, por la extensa carrera que tienen las primeras. Lo preocupante de esta fuga de cerebros a pequeña escala, si se puede llamar así, es que, colateralmente, provoca que las pequeñas y medianas empresas pierdan de vista su principal objetivo, el de crear una propuesta de calidad, para enfrentarse a otros frentes.

Discord ha tomado buena nota de todo ello, y finalmente ha logrado desmarcarse de la feroz competencia. A través de un comunicado oficial, el equipo responsable ha anunciado cambios a nivel monetario que dan paso a un reparto de 90/10 respecto a los ingresos de los juegos, donde el 90% de los ingresos generados irían directamente al desarrollador. Esta condición es completamente válida para todo tipo de juegos, desde triple A con equipos enormes hasta desarrolladoras indie con la plantilla mínima, de forma que cualquiera podrá autopublicar su título allí. Además, también han anunciado mejoras que se implementarán en los servidores verificados para mejorar el contacto y las facilidades entre empresa y comprador.

Por último, han anunciado que el servicio de chat entre usuarios seguirá siendo mejorado, y que están constantemente trabajando en nuevos diseños e ideas para aumentar la velocidad y la calidad de estos chats – que al fin y al cabo, es lo que les ha hecho estar donde están -.

Ideas como esta de crear una plataforma más atractiva para desarrolladores de videojuegos, especialmente de cara a empresas pequeñas, es una buena inversión de futuro, pues aunque no sea la fuente principal de ingresos para la empresa, se trata de una manera inmejorable de afianzarse como un gran puente entre los usuarios y las empresas. Nadie sabe qué deparará el futuro a esta industria, pero proyectos como estos, que podemos ver en otras muchas marcas y empresas, nos hacen pensar de una manera muy optimista ante la evolución del medio. Cabe recordar que, en su día, Steam, que recientemente experimentó la caída de su monopolio, revolucionó la compra de juegos online y facilitó mucho el contacto entre empresas y usuarios. Y en un panorama más actual, podemos ver cómo otras empresas como EA con su Origin, o a Epic con su más recuente Epic Games Store, que cada vez invierten más en este tipo de plataformas, mejorando paulatinamente las condiciones de cara al desarrollador.

Cualquier proyecto que ofrezca variedad en el panorama y que cree competencia con empresas que aparentan tener el monopolio favorece a la comunidad de usuarios, y, en general, a la industria. Poner a competir a dos grandes solo puede conseguir que diseñen nuevas formas de atraer no solo a jugadores sino también a nuevas empresas que les apoyen, y eso se puede traducir en un mejor flujo de dinero dentro del sector. Dicho esto, ojalá muchas más empresas sigan el ejemplo de Discord y se la jueguen a embarcarse en proyectos arriesgados, aunque no todos acaben saliendo tan bien como el de la compañía estadounidense.

3+