Un vistazo algo liviano a un título que promete ser profundo

Ayer CD Projekt RED sacudió a internet una vez más. En esta ocasión, con un nuevo tráiler de Cyberpunk 2077, su próxima apuesta de un RPG en primera persona en mundo abierto ambientado en, como lo dice su nombre, un futuro distópico cyberpunk donde, prometen, cada decisión contará. El vídeo en cuestión muestra el lado más “liviano” de Night City, con personajes y escenas que parecían ser sacadas de un juego de la saga Grand Theft Auto y pasados por un filtro futurista. Sin embargo, junto con el tráiler se presentó una demo para algunos medios de prensa con las cuatro primeras horas de juego y las reacciones de la gente que pudo probar el título en cuestión se alejan mucho de las impresiones que pueda haber dejado el tráiler.

La marca CD Projekt RED

Varias son las razones por las cuales hay tanto hype rodeando a Cyberpunk 2077, la primera de ellas es la presencia de Keanu Reeves. Pero en segundo lugar es la compañía responsable del título. Y es que la obra anterior de CD Projekt RED no es nada más ni nada menos que The Witcher 3, un gigante del medio que en su momento cosechó alabanzas tanto de la crítica como de los jugadores y creó una renovada fanaticada no solo a la saga de juegos en sí, sino también a sus libros y, más que seguro, jugó un papel clave en la creación de la serie homónima de Netflix.

Cyberpunk 2077

Breathtaking.

Con un currículo así es difícil no emocionarse por lo que sea que fuese a sacar la compañia polaca a continuación. En consonancia, todo lo que se ha mostrado hasta la fecha acerca de Cyberpunk 2077 no ha hecho más que aumentar las expectativas de los fanáticos. Tráiler tras tráiler – muy bien dosificados, de paso sea dicho -, el juego prometía un mundo abierto y vivo, donde las decisiones que tomara el jugador importaban, permitiendo una libertad total desde la creación del personaje jugable hasta en el modo de enfrentarse a cada misión. Pero siendo CD Projekt RED también se esperaría un mensaje de trasfondo igual de contundente que su premisa jugable, y es que ya desde el primer The Witcher, cuando la compañía aún estaba en pañales, ya sabían marcar a sus obras con un mensaje de trasfondo a través de cada interacción del jugador con los demás personajes y en los diferentes arcos narrativos que abarcaban cada capítulo de la entrega.

Es en esto en lo que ha hecho mayor ruido el último tráiler de Cyberpunk 2077 y es que, como ya mencioné, éste nos muestra lo que parece un Grand Theft Auto futurista; sátira liviana, personajes que están ahí por mero goce y sin mayor contexto detrás. Ahora, claramente es muy pronto para hablar de si el juego, en efecto, carecerá de consistencia narrativa y si, de hacerlo, esto afectará negativamente a la experiencia. Pero cuando algo se anuncia con bombos y platillos y lleva años generando expectativas cada movimiento, cada señal que entregue nuevos datos de qué es lo que nos espera el día de su lanzamiento es importante.

Al menos por mi parte Cyberpunk 2077 no es un título que me quite el sueño y, en realidad, no fue hasta ayer, cuando vi gameplays y primeras impresiones de aquellos que pudieron jugar a las primeras horas del título que comencé a tener verdaderos deseos de probar el título. La demo en sí deja empezar la historia desde tres puntos narrativos diferentes, crear un personaje desde cero y una jugabilidad típica de un juego de mundo abierto pero con fuertes inspiraciones en RPGs de acción como Skyrim o Fallout. Una de las cosas que más llamó mi atención, para mal, fue que habrán misiones con un límite de nivel mínimo para poder realizarlas, y que el aparte de hacking parecen ser simples puzles anodinos que ya hemos visto antes. Sumado a esto está el Night City Wire, una funcionalidad para reconstruir escenas al más puro estilo Detroit: Become Human pero de una manera más arcaica y aparatosa.

Sueno bastante negativo, lo sé, especialmente cuando dije que este mismo gameplay del que me estoy quejando es el que ha despertado mi interés hacia Cyberpunk 2077 y es que, quitando los elementos mencionados recién, todo lo demás tiene muy buena pinta. El mundo de Night City de verdad parece respirar vida propia, el gunplay luce bien pulido y dinámico y la transición entre interiores y exteriores, la jugabilidad a pie y en vehículo parece muy inmersiva. Todavía queda un buen trecho hasta noviembre y habrá mucho espacio para especulaciones, tráilers y demás y habrá que esperar cuál es el enfoque real que CD Projekt RED le quiere dar al juego. Pero, sea el que sea, creo que tendremos entre manos algo grande.

5+