¿Idea de genio, o idea de loco?

Desde su anuncio en el E3 de 2014 como parte de la línea de exclusivos de Xbox One, Crackdown 3 se ha visto inmerso en múltiples problemas a lo largo de su desarrollo, en parte por la utilización de “la nube” como apoyo para realizar todo el cálculo correspondiente a la destrucción del escenario que podremos llevar a cabo en el juego de Sumo Digital.

Confirmado oficialmente como Crackdown 3 en la Gamescom de 2015, lo cierto es que parece que de todos los juegos anunciados en aquel primer E3 con Xbox One a la venta, en el que Microsoft necesitaba dar un golpe de efecto para compensar sus decisiones previas (un precio mayor por la inclusión obligada de Kinect, que además restaba capacidad técnica a su consola), parece que es el único que finalmente llegará como exclusivo a la plataforma. Rise of the Tomb Raider (que dió el salto a PC y PlayStation 4 posteriormente), Sunset Overdrive (que llegó a PC este mismo mes), Scalebound (cancelado) e incluso el reboot de Phantom Dust (que llegó a PC de forma simultánea) dieron el salto antes o después, como símbolo claro del cambio de planteamiento de Microsoft en esta generación, optando por dar prioridad al ecosistema antes que únicamente a su consola.

Ahora que contamos con una fecha de lanzamiento para el 15 de febrero (y que esperamos que no se mueva más, aunque el último movimiento fue para adelantarla respecto al día 22 del mismo mes), parece que el futuro del juego va a permanecer de la misma manera que su desarrollo, en una incógnita absoluta (se llegó a rumorear en más de una ocasión la posible cancelación del proyecto) y es que, según una entrevista con Joseph Staten y Jorg Neumann (Director Creativo y Jefe de Producción, respectivamente, de Microsoft Studios) publicada en Windows Central, aún no se ha trazado un plan para el contenido después del lanzamiento que recibirá el título, dejando en incógnitas las posibles formas en la que recibirá soporte.

Ya no es que esta ausencia de planificación por parte del estudio sea algo criticable, pero tras un desarrollo de aproximadamente 4 años, resulta prácticamente irónico que no haya habido momento para plantear como se mantendrá vivo Crackdown 3 tras su llegada a las tiendas, especialmente cuando el multijugador constituirá una parte importante del conjunto final, y sea posiblemente la modalidad más propicia para recibir dichas novedades. Y, al igual que en otros casos, como puede ser Fallout 76, en el que las prisas por lanzar el juego de cara a la campaña navideña se han dejado notar en la calidad final del producto, el hecho de que incluso desde Microsoft se hayan permitido adelantar una semana la fecha final de lanzamiento no muestra los mismos síntomas. Cierto es que una semana más de tiempo para un juego que lleva tanto tiempo entre bastidores resulta algo de importancia prácticamente nula, pero el gesto queda patente.

Y sin embargo, a la par que esta decisión puede criticarse como falta de previsión por parte del estudio, también es de admirar que lo reconozcan de forma pública después de toda la polémica que arrastra el título, y que quieran esperar a conocer los intereses de la comunidad de cara a desarrollar dicho contenido posterior al lanzamiento, para evitar perder tiempo y recursos en detalles que tal vez no sean apreciados. El tiempo dirá si Sumo Digital acierta o se equivoca, pero lo cierto es que hay que reconocer que pese a ser una decisión arriesgada, puede suponer una mejora del título mayor (a costa de algo más de espera), por más que deje patente que la improvisación está a la orden del día entre sus planes.

+3