“No es un retraso”

Como muchos bien preveían desde hace mucho, mucho tiempo, finalmente Electronic Arts ha acabado por salir a la palestra esta misma semana para desvelar que Anthem, su esperado título de acción multijugador, no llegará a nuestras tiendas a lo largo de este año como estaba previsto, sino que se acabará estrenando a principios de 2019. Cabe destacar que la propuesta, que lleva en desarrollo más de cinco años según declaraciones oficiales, está en manos de los creadores originales de Dragon Age y Mass Effect, lo que hacen del título una propuesta realmente atractiva para los fans del género RPG.

Estas últimas declaraciones, que hemos podido descubrir a través de Kotaku, parece que hayan tenido lugar durante la última cena de accionistas, en la cual, además de repasar el funcionamiento de la empresa durante los últimos doce meses, la compañía ha aprovechado para desvelar parcialmente sus planes de futuro. Así, hemos podido descubrir, además, la existencia de un nuevo capítulo dentro de la saga Battlefield, que, al parecer, no faltará a su cita bienal, prevista para el próximo mes de octubre.

Planteada la situación, nos encontramos con un Blake Jorgensen – director financiero en Electronic Arts – que rápidamente ha sabido defender su posición, argumentando que lo ocurrido con respecto a Anthem “no es un retraso” debido a lo inexacta que era su fecha inicial, y añadiendo que la propuesta se lanzará más tarde por puras decisiones comerciales. De esta forma, si el citado título de acción futurista acabara lanzándose a principios de 2019, no tendría que competir directamente contra la nueva entrega de DICE, que pertenece a una franquicia mucho más conocida y asentada, y que fácilmente podría acabar impactando negativamente a la nueva IP.

Si bien estas últimas declaraciones constan de una parte muy lógica y acertada (desde un punto de vista empresarial), creo estar bastante seguro de que la compañía nos oculta algo. Más aún si revisamos su expediente, pues rápidamente podremos comprobar cómo EA nunca ha tenido problemas a la hora de lanzar propuestas de gran calibre en un corto periodo de tiempo. Prueba de ello fue Titanfall 2, que, pese a ser una grandísima experiencia shooter, fue eclipsada completamente por un Battlefield 1 masivo y embaucador, en parte gracias a la ambientación de este último.

Es cierto que cualquier estudio debe de aprender de sus errores, y argumentando esto no quiero decir que en Electronic Arts no hayan podido echar la vista atrás para replantear sus estrategias. Pero creo que, más allá de su enfoque, Anthem y el próximo Battlefield se encuentran en dos mercados diferentes, más compatibles entre sí que los de las dos propuestas antes citadas. El primero de estos dos juegos promete ser una entrega densa y frenética, poseedora de un mundo vasto, alternativo y futurista repleto de quehaceres, que podremos explorar a nuestro antojo, eso sí, siempre desde una cámara en tercera persona. Por su parte, el Battlefield de 2018, si hacemos caso a los últimos rumores, sería una aventura mucho más actual, con grandes dosis de cooperación, pero también con el enfoque táctico al que DICE nos tiene acostumbrados. Llamadme loco, pero en lugar de jugar en la misma liga, veo a Anthem más como un competidor de Mass Effect o de Destiny que de otra cosa.

Dicho esto, no creo que nunca podamos llegar a conocer si realmente esta demora a nivel de publicación se ha debido a decisiones comerciales o al simple hecho de que a BioWare todavía le queda mucho camino por recorrer. Lo que sí sabemos con total seguridad es que la entrega estará disponible para PC, PS4 y Xbox One, y que, contando con un guion a cargo de Drew Karpyshyn, hará uso del motor gráfico Frostbite 3 para ofrecernos un escenario titánico que podremos recorrer gracias a los personalizables exotrajes Javelin. Ahora solo queda esperar.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •